Tenlo claro...

La primera vez que traspasó aquella puerta, apenas alcanzaba el metro de estatura. Se quedó en el umbral, aspirando el aroma a magia que desprendía aquella casa. La estancia estaba en penumbra, iluminada únicamente con una luz anaranjada, sin fuente aparente, al menos el pequeño no sabía de donde venía.

Se atrevió a dar un paso, y otro, y otro, hasta que se encontró de frente con la dueña de la casa, la que lo había traído hasta allí. Estás entrando en el mundo de los sueños, el mundo de las artes, el mundo ficticio y real, donde todo se rompe y se regenera de nuevo. Donde todo es infinito. Ahora te lo creerás, pero cuando seas mayor, empezarás a ponerlo en duda.

Los adultos son todos unos ilusos, no saben que la literatura lleva a todas partes.

domingo, 13 de octubre de 2013

Inusualmente...

Seré breve. Muy breve.

Necesito saber donde está la delgada línea entre la amistad y los gestos amables y el coqueteo puro y duro y los gestos intencionados para volver a caerme.

viernes, 31 de mayo de 2013

Páginas

Lo vi de frente. No tenía pensada ninguna estrategia, solo verlo. Esperar que se acercara a mí.

Que por una vez, se interesaran sin saber que había detrás de mi expresión.

Me miró, extrañado, con una ceja alzada, esperando una reacción. No la hubo.

Sentía esa forma de mirarme, desde otro punto de la sala. Sentía la incertidumbre, sentía el dolor de ver como chocaba que me estuviera dejando encandilar. Aunque esta vez no se notase.

"No le interesa"

Su mente se convencía sola de aquello. Pero era una preciosa mentira hecha para no romper el corazón en mil pedazos.

"No le interesa"

Cada vez sonaba más alto, gritando, haciéndose notar por encima del resto de pensamientos. No me dejaba escuchar el de la persona que se acercaba.

Me empotró contra la pared, con una sonrisa de medio lado en el rostro, con sus manos a ambos lados de mi cabeza, mirándome.

Sentía su respiración sobre mi. Sentía como me taladraba con la mirada, esperando ver un brillo que le diera la salida.

"NO LE INTERESA" Volví a escuchar.

Pero ya era demasiado tarde. Él estaba allí, él también. EL primero vaciló unos instantes para después frotar su nariz contra la mia, y recortar la distancia que existía.

Y en ese momento, el ruido del cristal roto, resonó con eco por toda la habitación.

Y en mi cabeza, el de un libro pasando una página.

sábado, 13 de abril de 2013

Ironía

Ahora que he descubierto que efectivamente aquí no hay nada que pueda pararme a expresarme, he decidido utilizarlo temporalmente como un diario.

Desde que he vuelto a verme sola en el mundo, como un pequeño brillito que se ha debilitado porque el que lo seguía ya está, no lo había pasado tan mal como ayer. Ayer fue un día horrible.

Lo había visto antes, sabiendo que ya no me pertenecía, que se había ido con otra... Un par de segundos, no mucho más que ayer... Pero ayer no me acerqué. Él me buscó, ambos estábamos bien.

Yo todavía no tengo claro si lo estoy o no lo estoy.

Es irónico que ahora mismo, me dé cuenta de que nunca le había dedicado una entrada... Nunca le había permitido dejar que mis sentimientos fluyeran por mis palabras escritas aquí. Y ahora mismo eso es precisamente lo que estoy haciendo.

Estoy cansada de escuchar a todo el mundo que me dice, que por alejarse de mi lado, por irse con otra persona, nunca volverá a mi lado. También estoy cansada de escuchar a todos los que dicen que soy ingenua, y que me quiero poco, por querer mantenerlo a mi lado como amigo.

¿Cual es el problema? En serio, sociedad, cual es el problema de que dos personas decidan seguirse queriendo como amigos después de esto...

A nadie le tratan como se merece, ni siquiera a los que son buenas personas por completo. ¿Por qué se supone que yo tengo que ser igual que el resto? ¿Por qué nadie tiene a bien perdonar los rotos?

Yo le quiero... Sé que le quiero, y sé que estábamos muy bien el uno al lado del otro. Seguir hablando solo me hacía ver que quizás sería igual que conmigo.

Ayer fue un día horrible. Ayer se enfadó, se preocupó por mi estado, estuvo encima... Me trató como si fuera un padre decepcionado. Decepcionado, o sinceramente como me reconoció... Preocupado de que lo que había hecho por la noche era por él...

Sinceramente, cuando la respuesta a como ser, como comportarme no viene a mi... Leo libros, leo opiniones. Me recompuse con cierta rapidez, y jugué la carta de decirle que no quería explicar nada en la noche... Me dijo que si era algo relacionado con juntarme con alguien... Que el se alegraría, que ya no estábamos juntos...

No sé como transmitir lo que está ocurriendo conmigo. Yo lo vi, lo vi como yo era, y como es él. Lo vi y no puedo definir a una persona que encaje mejor conmigo como yo... No la conozco, y no quiero empezar una relación en la que empiece a comparar todo con él. La otra persona no lo merecía.

Me reparaba hablando con él, hasta que ayer no me vi capaz de acercarme a hablar con él. Estaba a dos metros, y no negaría que nuestros amigos en común decidieron por nosotros en no hablar, y nos separaron con rapidez.

Quiso darme explicaciones, me dijo que no me había visto, me dijo que porque no me acerqué. Terminamos decidiendo que no hablaríamos en un tiempo. Que era lo mejor, que se preocupaba más por mi que por ella.
Que aquello no podía ser... Que ella se terminaba cansando y que no era lo que él quería.

¿Mi cerebro debería intentar ubicar todas estas frases en algún punto de los sentimientos? Sé que le importo, pero no sé como le importo... Con que le importe para mi es suficiente...

Una hora después volvió a mensajearme para decirme que mejor seguíamos hablando. Tuve la experiencia más horrible del mundo

Le empujé. Le empujé fuera de mi móvil, le empujé a su vida nueva. Lo he empujado a estar con otra persona, que no sé si le hará daño o le hará más feliz. Lo empujé a decirle que mejor que no habláramos.

Está confuso... Su cabeza no tiene claro nada... Cambia de idea con respecto a tenerme a su lado o no. Y si no me hecha de menos nunca sabrá si quiere tenerme a mi lado o no.

Sé que en el fondo lo único que quiero es que pase una semana, pasen dos, o pase un mes, y que todo el mundo que en su día me dijo "no volverá" "no deberías ser su amiga" "no deberías volver con él porque se fue con otra persona" se tengan que tragar sus palabras... Tengan que tragar que vuelva, que se haya dado cuenta de que soy yo, y ya está, y nadie más.... En el fondo lo único que quiero, es que él sea quien yo creo que es, la persona con la que me gustaría vivir...

viernes, 12 de abril de 2013

Alcohol

La embriaguez a veces arregla muchas cosas, aunque al gran mayoría las estropea.

Yo tiendo a mostrarme con cierto misterio cuando conozco a alguien ¿A quien no le gusta hacer el rol de interesante cuando hay alguien nuevo a quien conocer?

Basta una noche de desmadre para que todo esto se vaya al garete.

Tenía varios conocidos de vista en aquella fiesta, y siempre había querido hablar con todos ellos. Desde luego mi cerebro no filtró como era debido, y decidió que de perdidos al río.

Sinceramente, desde mi punto de vista no puedo atisbar como se me veía desde fuera (esa es la gracia del asunto). Pero no creo que haya sonado muy halagadora.

En fin, todo esto tiene el motivo de pedir disculpas/resarcirme de alguna cosa. Principalmente de haber bebido tanto alcohol en aquella noche.

Conocí gente, que espero que bueno, lo recuerden como una anécdota simpática en un momento no muy acertado de mi vida para abandonarme a la bebida de esa manera. Y sinceramente, todo lo que dije lo dije con sinceridad, con mucha sinceridad.

Si es cierto que sigo un blog, el cual disfruto enormemente leyendo, y que me hace ver que en mi juventud no solo hay la gente que no da un pimiento por opiniones, por lo que pasa dentro del cuerpo humano, por lo que sucede dentro de la mente, como lo sugestiona todo, como algo tan pequeño en comparación con el mundo que nos rodea puede registrar todo. Como una sola lectura te puede transportar a miles de sitios distintos.... En definitiva, sigo un blog que a través de la lectura me evoca sensaciones, y maneras de ver la vida. Y relatos. Justamente como este blog es. Y felicidades al autor, que anoche encontré un tanto de casualidad entre la marea de gente, y me resultó muy singular conocerle allí.

Si es cierto que tenía curiosidad por conocer a más gente, porque es un tanto complicado cuando sabes quien es alguien de vista, pero no lo conoces de nada, y si te dirige la palabra resulta raro saber como se llama y ahogar el nombre... Por si acaso parece raro.

También es cierto que estuve haciendo ilustraciones para el blog, y que HAY GENTE MUY COMPLICADA DE DIBUJAR, y que quedan como un action man y después hay que borrar y hacer otra vez. (no ofense) Y eso de que te dibujen por fotos sin que tu lo sepas, a veces asusta un poco.

Y también es cierto que me intriga mucho el mundo de Japón, pero que una no quiere comportarse como una friki, porque los fanatismos muchas veces son un extremo, y los extremos nunca son buenos. Así que bueno, si, me gusta el Japón, indago mucho, intento hacer comida japonesa y me frustro porque no me sale, y aprendo japonés de forma autodidacta, ahí lo dejo.

Recuerdo haberme sentido en un momento de la noche totalmente confundida, y ver como a mi alrededor todo el mundo tenía el mismo o peor estado de embriaguez que yo, y querer buscar a alguien que no lo estuviera tanto. Medianamente lo encontré, o lo que el alcohol me permitía ver de él. Si me quise aferrar de más a la esperanza de que se me pasara el alcohol, y probablemente hubiera sido demasiado efusiva, también mis disculpas.

Y más o menos ese es el resumen de la noche de ayer... Un montón de formas de pensar sobre gente que quería conocer, y que finalmente terminé conociendo en un punto muy complicado de la noche, y de mi vida.

Hay algo más, ya para volver a lo personal e íntimo....

Como se que es complicado que esto sea leído por esta última persona a la que va dirigido, creo que podré expresarme con total libertad y sin miedo a dobles sentidos.

No hace mucho que dejó de formar parte activa de mi vida, porque él lo decidió así. Y la palabra amigo, me llena, aunque no estoy viendo que sus actos correspondan a ella. Más bien es un amigo bastante especial.

Tengo la esperanza de que en algún punto de la historia pueda volver a su lado, al cien por cien. Pero de momento controlo mis emociones y mis sentimientos, aletargados, cosa que por otra parte no me ha resultado difícil... Y eso me confunde.

¿Por qué lo dejaste ir Audrey? Porque le quiero. Y sé que si el me dice que no puede ser feliz a mi lado, porque ya no siente lo mismo, sinceramente, si quieres a alguien lo mejor que puedes hacer es dejarlo marchar. Probablemente lo haya meditado mucho, probablemente no. O probablemente en un par de meses vuelva después de un mar de dudas habiendo decidido que se equivocó al elegir.

Pero ayer estaba preocupado por mi, porque salía, preocupado de si me pasaba algo, preocupado de no tengo muy claro el que...

Y me pasé bebiendo, y hablé de más. Ahora mismo siento que el he fallado, porque debería dejarlo tranquilo con su vida, dejar que repose de mi, y dejar que se preocupe menos. Pero ayer no lo hice. Y no me siento con fuerzas mentales para decirle que he sido egoísta, por eso lo escribo aquí, donde sé que no lo verá, pero donde sé que me desahogo. Y es en estos momentos en los que echo de menos poder decirle que lo siento mucho, y que bajaré a la estación a verlo como todas las semanas, y que ahí se nos pasará todo.

Porque no será así, no habrá mas estación, no habrá mas viajes. No habrá mas conversaciones hasta las tantas, ni palabras de cariño más allá de la amistad. No por ahora.

De hecho, ahora mismo no podría haber ni palabras, porque el nudo de la garganta me lo impide.

Y así es el alcohol, te hace débil, y franqueable. Y hacerte sentir idiota al día siguiente.

martes, 12 de febrero de 2013

Tú.

Juraría que en mi mente había pulsado el enorme botón de color rojo que pone "EJECT" y por si acaso aquello no había sido suficiente, pulsé un DELETE, y estaba segura de mandarte a la papelera de reciclaje.

Bonita analogía de un cerebro ordenador.

Pero evidentemente, no había nada que pudiera borrar el "y si...". Maldita disciplina, maldita forma de pensar.

¿Por qué? ¿Por qué alguien como tú, alguien como yo y algo como lo que nos pasó sigue atormentandome tres años después?

Por las palabras: "¿Y si ahora vuelves a dirigirle la palabra, tras dos años y descubres que puedes llevarte bien con él?"

Siempre pasa lo mismo, y sé que terminará siendo la maravillosa historia secundaria o terciaria de la historia de "Como conocí a vuestro padre" Si es que algún día eso ocurre, o la historia que le contaré a mis hijos sobre como no enamorarse perdidamente de alguien así... O de como no meterse en problemas...

Y llegará a ser la historia que cada vez que empiece a contar, todos digan "ya la hemos escuchado".

No debo darle tanta importancia en mi vida, pero al final resulta que me sigue atormentando.

¿Qué voy a hacerle yo? Todos los años será igual, no podré cambiar olvidar esta fecha.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Engaños

Me gustaría ser como realmente parecía ser. Risueña, sin complicaciones, sin preocupaciones.

Qué gran mentira la mía viviendo tras la máscara que nunca quise crearme. Podría ser una obsesión, podría ser un shock del que nunca me conseguiré recuperar.

Podría ser un shock. Podría ser un anhelo.

Podría ser cualquier cosa, y sea lo que sea, será una mierda. Será mi primer... Lo será. Y seguirá siendo una mierda.

Será... Y a la vez no lo será.

Y todos los años, después de recordar la fecha que es, después de recordar el mes que es... Después de recordar ese fatídico aniversario. Después de pasarme años intentando recordar las canciones de aquel disco, sin ningún resultado.

Después de todo eso. Después de preguntarme si todavía existe, si aún lo guarda. Dios mio, ¿Y si aún sigue ahí? Y si después de todo está guardado...

¿Qué pasaria... si...?

Sherlock no soporta no tener la respuesta a todas las preguntas.

Y eso me está matando. Todos los años. El mismo día.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Es un no se qué que qué se yo

Es la ciudad de los locos.

Mirar alrededor. Saber que estas solo aquí. Sinceramente, me escapo de los lugares habituales, hacia otros niveles porque he comprendido que no me entiende nadie.

Es aburrido.

Nadie me escucha. Es como sentirse un pez dentro de una pecera. Ya puedo gritar que necesito ayuda, que estoy completamente segura que nadie se fijará en mi llanto. O lo menospreciará.

Si no fuera por ese brillo yo... No sabría que hago aquí.

Estoy cansada de encontrar brillos en la gente. Es una frustración que la gente llame mi atención y cerebro decida que es momento de moverse. Podría parar de decidir por mi.

Pero este brillo me gusta. Estoy segura que merece la pena conocerlo. Conocerlo más.

A menudo pienso en cuando esto se acabe. El mundo se me torna vacío, como si terminar la carrera fuera un abismo, y solo hubiera oscuridad a mis pies.

Me preocupa perder contactos. Ciertos contactos, de otros puedo prescindir completamente.

Esto podría ser confuso, podría parecer otra cosa. De hecho estoy segura de que a gente se lo parece. Bueno.

No lo es, claramente.

Desde luego que no. Pero es especial, yo lo sé.

También sé que me gustaría tenderle una mano. Y un hombro si hiciera falta.

También sé que me gustaría estar rodeada por ese brillo más a menudo.

Eh, ¿A quién no le gusta un abrazo de un amigo? La gente a la que no le gustan los abrazos no merecen mi respeto. Me cortan mi forma de ser.

Y quizás eso es lo que quiero, y lo que necesito. Abrazos.

Y pasar más tiempo con ese brillo. Hasta me resulta extraño preguntar cosas.

Es ajeno, es sospechoso, es... Es fuera de la arquitectura, es fuera de la carrera y es fuera de todo.

Es querer perder el tiempo, ganando tiempo libre, es reirse y dejar de estresarse.

¿Por qué no puedo trabajar pasándomelo bien? Estar en la misma clase. PODRÍA SER PERFECTO.
EX-TRA-OR-DI-NA-RIO.

Y eso que nunca uso las mayúsculas, pero a veces en la vida hay que demostrar devoción.

Devoción por las amistades, claro está. Me dejo atrapar, desde luego sería perfecto... Sería perfecto que 3 años dentro de aquí me llevaran a al menos una magnifica amistad con alguien de mi "rollo". Madre mía palabras coloquiales aquí.... Estas cosas son una locura.

Bueno, si eres tú, si tú estás leyendo (Ojalá sea así, y te des cuenta de que eres tú). Si fuera así, mi mano queda tendida.

Queda tendida para explorar todo lo que se pueda. Para conocer aficiones, fuera de la arquitectura, fuera de los muebles y de los grandes del movimiento moderno. Fuera de lo políticamente correcto.

Realmente es una de las cosas que me gustaría pedir, una amistad contigo. Quizás la tenga, quizás no. Quizás este texto sea algo que te espante. Quizás no lo sea.

Soy vaga, desordenada, quizás muy idealista, y menguando mi histerismo para parecer mansa.

Quizás exagere escribiendo todo esto, y quizás no. Quizás ni siquiera haya medido mis palabras. Pero esta carta tiene destinatario. Quizás podría dejar una identificación, pero no lo haré, no hay posibilidad de confusión (Espero).

Y espero, R.